Make your own free website on Tripod.com

FERNANDO SALMERÓN

 

     “El programa pedagógico que propone José Ortega y Gasset se halla resumido en un artículo titulado “La pedagogía  social como programa político”. La idea central de este artículo es que la educación debe transformar a la sociedad tomando como eje la cooperación en el trabajo. Lo que debe buscar la educación es formar individuos con conciencia del significado  de su trabajo en la empresa común del hombre: la cultura en su sentido más amplio.

     La definición del hombre: ser hombre es participar de la cultura, que no es patrimonio individual, sino colectivo. Por esto, toda educación, si es verdadera, tiene que fortalecer la unidad social. Esta es la razón por la cual Ortega defiende la idea de una escuela única y laica. La división de la escuela , particularmente la división de una escuela para ricos  y una escuela  para pobres, atenta en contra del derecho  que tiene todo trabajador a recibir una educación  que lo dote de una conciencia cultural.

     La sociedad debe avanzar hacia una igualdad en cuanto a la dignidad de las personas, lo cual  sólo puede realizarse haciendo de cada hombre  un ser que participe conscientemente en la cultura”.

 

 

“La educación  es un proceso social a través del cual los individuos deben integrarse consciente y críticamente a la sociedad. Lo que posteriormente considerará como el objetivo final  de la educación, la formación de profesionistas con conciencia crítica. Asimismo impulsar  la investigación como el único medio para garantizar la transmisión de conocimientos  en desarrollo y la asimilación de una herencia cultural viva. Desde entonces sostiene la exigencia de poner la educación al servicio del hombre y de sus ideales, en lugar de sucumbir a meros criterios de rendimiento. Lo que más llama la atención, es su insistencia en dirigir la educación y cultivo de habilidades que cristalicen en el trabajo, entendido éste como el lugar en el cual, puede lograrse la unidad social a la que debe aspirar la educación”.  

 

 

 

“La tarea  docente se fortalece con la investigación, la educación  debe concentrarse más en los métodos de trabajo que en la transmisión de información, lo cual sólo se puede lograr, en el caso de las ciencias  y las humanidades, si los profesores están familiarizados con la investigación. Pero, hay un motivo más elemental  que el anterior: la necesidad  de actualización  en cuanto a los conocimientos  que se están transmitiendo. En una sociedad  que depende de los avances de la investigación, la educación no puede desligarse de ésta  sin correr el riesgo  de caer en una repetición estéril de contenidos obsoletos”.